Roteiro de Libertação

Versão para cópia
CAPÍTULO 18

VENCIENDO ALAMUERTE

Parte 18
Quien no haya experimentado Ia tremenda fuerza que destroza el alma, ante la pérdida de un ser querido que Ia muerte arrebato, no puede imaginarse Io que sigitifica esa angustia, esa sorda desesperación íntima que enloquece y mata los idéales y Ias esperanzas de felicidad en Ia Tierra!

 

Solamente aquellos que se han vuelto para un cuerpo que se movia y ahora está sin vida, recordando íos ojos que brillaban y súbito se apagaron, dei sonido de Ias palabras que yá no hablan más, habiendo probado en su íntimo Ia presencia de Ia muerte, son los que pueden decir de Ia consolación que propicia el Espiritismo com Ias pruebas de Ia inmortalidad dei alma.

 

El materialismo, fundamentado en Ia nada, al respecto dei más alfa de Ia tumba, conspira contra el hombre y Io conduce a Ia desesperación, al suicídio, como solución que nada resulta...

 

El Espiritualismo ortodoxo, afirmado en el falso concepto de una vida única e dei juício final para Ias almas, ensefíando Ia inmortalidad dei Espíritu, no obstante, sin demonstrarlo, no posee fuerza de apoyo ni de paz para los quequedan.

 

No hay palabras que llenen el vacío que Ia muerte déjà en los corazones de aquellos que se demoran en Ia Tierra, después de Ia partida de un amor.

 

Promesas de probables futuros reencuentros en el Paraíso, suenan como quimeras, no produciendo Ia seguridad, -nrla confianza para continuarse laborando con valor, en preparacion, mientras se espera ese porvenir,, Cuando muere un ser querido, muere un poco la vida de quien lo ama.

 

Sin embargo, por I?misericórdia de Dios, esa distancia que parecia sin limites, separando los afectos; ese dolor sin conforto, encuentran en el Espiritismo el puente de ligación y el paftuelo de consuelo mediante los cuales disminuyen las angustias, las aflicciones, uniendo, en perfecto intercâmbio, a aquellos que se aman y la tumba no destruye.

 

La comunicabilidad de los Espíritus, através de la mediumnidad, constituye una bendición de Dios para los hombres y los Espíritus que, a la vez, también sufren la separación, deseando presentar noticias, informaciones y cariflos, sustentando la fe y el amor de sus afectos sin que, antes, pudieran hacerlo como ahora.


El intercâmbio mediúmnico probando la superviven-, cia de la vida y la cpntinuaciôn de los valores morales, que no se pierden con la muerte, traduce que el hombre no es

^riado al azar, sinô es heredero de Dios en su progreso y crecimiento para la vida superior.

 

iQue se arrimen en el Espiritismo los que lloran, apoyando sus esperanzas en los hechos que prueban!

 

iQue en su exilio terrenal, siembren las dadivosas semillas delí amor, para que reverdezca la tierra sufrida, dejándola florida, cuando partan en dirección de los reencue ntros dich osos!


iQue se abran al bien y canten hinos de alegria y esperanza, recordando los afectos que los esperan, porque, terminada la prueba de la separación, sucederá la ufania del amor en triunfo sobre las sombras de la noche de anoranzasLv^
i

La vida pensante nunca se detiene, y el amor de Dios que la vitaliza y nos mueve, jamás disminuye.

 

Crecer, superândose, y servir amando, es el camino para liegar a la perfecciôn, en cuanto se espera el momento de vencer a la muerte y vivir integralmente el espiritu de la vida.

 

AMALIA DOMINGO SOLER

 

Barcelona, Espana, 30/08/80

 


AMALIA DOMINGO SOLER
Divaldo Pereira Franco


Acima, está sendo listado apenas o item do capítulo 18.
Para visualizar o capítulo 18 completo, clique no botão abaixo:

Ver 18 Capítulo Completo
Este texto está incorreto?