Roteiro de Libertação

Versão para cópia
CAPÍTULO 15

LA MODERNA MISION DEL ESPIRITISMO

Parte 15
El conocimiento y la certeza de la inmortalidad del aima, que resultan de las experiências espíritas, ofrecen el más admirable aporte para la vida humana, como antes no se hubiera podido imaginar.

 

La comunicabilidad de los Espíritus demostro que la realidad imperecedera y fuerte es la energia, por la cual se mueven las fuerzas vivas y actuantes del Universo.

 

Presentándose en multiples expresiones esa energia es, en si misma, la manifestación de la voluntad divina, de que todo se constituye.

 

Asi es como los seres espirituales son forma dos, actùan y viven en particular expresión energética, siendo criaturas reales con fisio/ogia y psicologia muy propias, que resultan de sus conquistas a lo largo del proceso de evolución.

 

Las investigaciones parapsicolôgicas, comprobando el intercâmbio psíquico entre los hombres — la telepatia —, la capacidad de ver sin los ojos — la clarividência —, los fenômenos pre y retrocognitivos, ofrecen un paisaje para más amplias averiguaciones en el campo de la vida.

 

Simultâneamente, los hechos psicocinéticos los a portes, las formaciones ectoplàsmicas, las pirovasias — confirmaron la acciôn que produce la mente en innumerables fenômenos hasta hace poco inexplicados o mal aclarados...

 

Si tales menesteres científicos desenmascararon la supercheria, el misticismo, Io sobrenatural, Io fantástico m como dijo en el siglo XIX, el preclaro Allan Kardec en su Obra impar abrieron horizontes más amplios para el entendimiento del hombre y Ia perfecta comprensión de Ia finalidad de la vida en Ia Tierra.

 

Probadas como se encuentram 1as posibilidades psíquicas del hombre, "cuya mente que rio es física, utiliza recursos no físicos para actuar en el mundo físico", no hay porque dudar que esta capacidad no desaparece con Ia muerte orgânica, por ser de orden diferente del cuerpo somático y que procede del campo energético universal.

 

Asi es, que cesada Ia actividad fisiológica del ser humano, prosiguen los mismos fenômenos de orden subjetivo como de orden objetivo: psicofonía, psicografía, videncta, clariaudiencia, profetismo y materializaciones, desmaterializaciones, po/tergeists y otros, demostrando que Ia mente no se destruye con el cuerpo.

 

A muchos experimentadores científicos causan répulsion Ias denominaciones religiosas: Dios, alma o espíritu, reencarnación, en razón del uso indebido que tuvieron, en el pasado, por doctrínas religiosas que cercenaron e impidieron. el progreso cultural de Ia Humanidad, como consecuencia de Ia ignorância y del dogmatismo en que se apoyaban.

 

Pese a este cambio nominal, no hay porque negar Ia realidad del hecho.

 

Pero Io que más sorprende en los fenômenos ahora investigados, es que, ellos, los seres que se dicen sus autores, afirman Ia procedência de innumerables hechos producidos bajo su intervención personal...

 

No niegan el poder de Ia mente, que es el mecanismo con el cual se exteriorizan los seres espirituales reencarnados, pero afirman que después de Ia muerte cerebral y orgânica, libres del cuerpo, prosiguen los mismos intercâmbios y aún más, por ser más amplia Ia capacidad de comunicación.

 

A ese respecto Allan Kardec igualmente tenía razón, cuando estudió el proceso de Ias comunicaciones entre vivos y muertos.

 

Esta maravillosa y oportuna información, ofrece 1 esplêndido aporte para aclarar los enigmáticos problemas psicológicos y psiquiátricos, los oscuros e inquiétantes dramas humanos...

 

Resulta que, no cesando Ia vida, los seres sobreviven en el mas allâ de Ia tumba tal como eran, amparados por sus realizaciones, poseyendo sus valores, que fueran traídos de la Tierra.

 

No habiendo câmbios de sentimientos ante la muerte, los amores y los odios continúan en sus determinaciones, alimentados por la razón y el caracter de cada uno.

 

Como que el intercâmbio psíquico se hace natural y : normal entre los hombres y los Espíritus, mediante las leyes de afinidad moral y emocional, vuelven a vincularse a aquellos cuya séparation es solamente aparente, o mejor dicho, de estruturación vibratória, en el mismo campo de energia: condensada, en el cuerpo, o liberada de él.

 

Debido a que la mente es el centro emisor y receptor de vibraciones, más facilmente se afecta por aquellas, a través de las cuales. sintoniza. Si son buenas, producen un campo de armonía; si son perturbadas, agitadas o malas, dan origen a equivalentes manifestaciones.

 

Sin despreciar innumerables enfermedades psiquiátricas, no podemos ignorar Ia acción de los Espíritus sobre los hombres, produciendo por ignorância, odio, envidia, pasiones inferiores, dolencias obsesivas, de caracter puramente psíquico, que a través de los tiempos se convierten en desequilíbrios fisiológicos y psicológicos irréversibles.

 

En la psicopatogénesis de las enfermedades mentales, ya no se puede descartar las que proceden de la acción psíquica de los llamados muertos, ni tampouco de otros hombres, cuyo poder mental mal conducido interfiere en aquellos contra los cuales piensam, emitiendo ray os destructivos que perturban a los que reciben tal influenciaciôn.

 

Por el efecto de la misma acción, de orden positivo, se consigue excelente terapia en los procesos patogénicos, rescatando enfermos y distónicos de variada clasificación.

 

Pero, no solamente en eso, sino en las aclaraciones que fluyen dei conocimiento de Ia reencarnación, ahora estudiada bajo el toponímico de "memória extracerebral", que proyecta luz de lógica en complejos cuadros de Ia patogenia humana tanto en cuanto las confusas situaciones sociales, financieras, raciales que se enfrentân en Ia actualidad.

 

El Espiritismo, que se origino de Ia técnica de la investigation paranormal primitiva, pronto logró sacar de los fenômenos una filosofia, una ética perfectamente compatible con Ia razón, estableciendo líneas de comportamiento moral y salud psíquica para el bienestar dei hombre, hoy, en el cuerpo y, manana, fuera de él, en su estado natural, de vida espiritual, e La educación de Ia mente es de mucho y gran relieve, como resultado dei conocimiento espiritista.

 

Las grandes guerras como las pequenas que estallan en toda parte, resultan de las luchas íntimas de los seres en su propio yo y en contra unos de los otros.

 

Desapareció el duelo, pero no Ia agresión pública por medio de Ia violência.

 

Aumentan los atracos y robos al patrimônio ajeno.

 

Se multiplican los distúrbios de grupos y classes, porque Ia mente viciosa o perezosa, con ambición injustificable y odiosa, da campo a esa guerra que está exterminando a los valores más nobles de Ia vida.

 

Nay mucha conquista de Ia inteligência y poca adquisición de Ia moral.

 

Los aparatos tecnológicos se suceden, revelando el avance de Ia eletrônica al benefício de Ia comodidad, sin semejantes logros emocionales.

 

El sentimiento humano se encuentra destrozado.

 

El hombre mira al Universo y espera alcanzarlo, sin fueczas, mientras vive en Ia Tierra, sin paz ni alegria...

 

Los conflietos íntimos son tremendos, irrumpíendo en el exterior.

 

Asi, expuesta Ia cuestion tal como se encuentra, otra salida no hay para el hombre, sino volver, razonablemente, a Ia moral espírita, a su filosofia ética, que son en último análisis 1a viviencia evangélica que Ia cultura desautorizo, entorpeció, Ia hizo falsa.

 

Restablecer el contenido superior dei Cristianismo, para rescatar al hombre de sus errores, es Ia moderna misión dei Espiritismo.

 

QUINTIN LOPEZ

 

Zaragoza, Espana, 25/08/80

 


QUINTIN LOPEZ
Divaldo Pereira Franco


Acima, está sendo listado apenas o item do capítulo 15.
Para visualizar o capítulo 15 completo, clique no botão abaixo:

Ver 15 Capítulo Completo
Este texto está incorreto?